Enlaces matrimoniales o renovación de votos con el Mediterráneo de testigo

Por | 30 enero, 2017 | 0 comentarios

Celebraciones de bodas en Málaga

El Gran Hotel Miramar ofrece a todos los prometidos que lo deseen cumplir un sueño muy compartido: darse el «sí, quiero» frente al mar. La envidiable situación de su maravilloso patio exterior ofrece la posibilidad única, y casi exclusiva en Málaga, de comprometerse en matrimonio civil a tan sólo unos metros de la orilla del mar Mediterráneo. Una estampa, una imagen, un fondo de fotografía que pocos hoteles de la Costa del Sol pueden permitirse. Por no hablar de los atardeceres púrpuras que regala su inmejorable posición en el damero urbano; con Gibralfaro y La Alcazaba, construcciones árabes, como testigos cercanos y vistas que se extienden hasta los Baños del Carmen por levante y hasta La Farola por poniente. Es decir abrazados por los monumentos más significativos de Málaga.

No sólo el matrimonio civil, para la renovación de votos o la celebración de una fiesta tras una boda religiosa (en Málaga la Catedral está a unos pasos, San Agustín o San Felipe Neri, dos templos solicitadísimos por su belleza, a pocos más), facilitan mucho que un enlace en esta orilla sur del continente sea todo un acontecimiento para recordar, un paseo donde disfrutar de la compañía del skyline más bello de la capital costasoleña y con una oferta cultural de primer orden para los invitados, en los días previos o posteriores. No muy lejos de su ubicación está el Museo Picasso, el Pompidou, el Carmen Thyssen o el flamante Museo de Málaga en La Aduana.

El Gran Hotel Miramar se convierte de este modo en un espacio inigualable para festejar el que es el día más importante de una pareja de enamorados. No existe en la capital malagueña un enclave con la solera y el refinamiento que ofrecen sus salones, con la historia y grandeza de su pasado. Sus amplios exteriores son ideales para recrear bodas como las que ya albergó en el siglo pasado, cargadas de sofisticación y bendecidas por el paisaje y el tiempo. Wedding planners de otros países se han fijado ya en este espacio único, exclusivo y con historia para recrear ambientes de ensueño. El imponente edificio de Guerrero Strachan ofrece una recepción inmejorable con ese jardín de bienvenida que bien parece salido de algún escenario de película, tropical, ultramarino, con ficus magníficos, enormes palmeras que casi tocan el sol, olorosas araucarias y todo tipo de flores que completan una imagen primera inigualable, de cuento.

La placentera climatología que disfruta la Costa del Sol todo el año hace de este enclave un lugar maravilloso para este tipo de celebraciones en cualquier fecha del año. Un valor extra. Hay que recordar que la provincia contabiliza alrededor de medio millar de bodas de extranjeros durante los doce meses del calendario sin interrupción con una media de gasto de 100.000 euros por enlace, lo que sitúa a este cliente en potencial interesado en la exclusividad que aporta el único hotel Gran Lujo de la capital.

La aparición del Gran Hotel Miramar colocará, más si cabe, a Málaga como uno de los grandes destinos internacionales del turismo de bodas, facilitando mucho en ocasiones la cercanía de Gibraltar para las celebraciones que previamente han sido bendecidas oficialmente en esta colonia británica. Hay que recordar que los británicos siguen siendo los turistas más asiduos de este litoral. Al margen de que España exija dos años de empadronamiento para legalizar un enlace, el Gran Hotel Miramar también resulta ideal para blessings (con pastor, ministro, actor u oficiante alternativo) sin ningún tipo de valor legal pero cada vez más usada por los amantes foráneos de esta geografía, meteorología, escenarios y precios.

Celebraciones de bodas en Málaga

Igual que en Europa, la renovación de votos, las bodas y todo tipo de celebraciones de importancia tienen facilidades para realizarse en castillos en la Provenza, en galerías de arte como la de los Ufizzi en Florencia, villas en la Costa Azul o calas pintureras con vistas al mar en Grecia, en Málaga, su Gran Hotel Miramar ya ofrece la extraordinaria oportunidad de casarse en un palacio al lado del mar a lo que suma un servicio premium para agasajar con la mejor mesa a los invitados y las mejores condiciones y comodidades para ocupar sus magníficas habitaciones sin salir del mismo espacio.

Imagen (C) Loveratory

Categorías: blog, hotel

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*