Cuando la brisa marina influye en tu swing

Por | 23 enero, 2017 | 0 comentarios

golf-vistas-mar

No muy lejos del Hotel Miramar encontramos uno de los campos de Golf más antiguos de la provincia, el del Parador de Golf de Málaga, en el límite del término municipal con Torremolinos. Las sensaciones que pueden vivirse en este paraje son de lo más placenteras porque el jugador llega a sentir la brisa marina cuando realiza su swing, siendo como es una zona ideal para la práctica del wind surf y el kite surf en determinados momentos, concretos del año. Las vistas al mar Mediterráneo no tienen ningún obstáculo, algo no muy habitual en la Costa del Sol y la simbiosis con el medio resulta perfecta con bolas mal dirigidas que terminan a pie de playa.

Este enclave no es solo uno de los más asequibles para nuevos practicantes, sino que además reúne la posibilidad de disfrutar del trozo de playa más virgen de cuantos existen en la capital costasoleña. Los mejores metros de arena en kilómetros a la redonda están cerca de este espectacular campo de golf e incluso están muy cerca de un espacio de naturismo voluntario para los amantes de los baños de sol más eco. En las cercanías también hay una zona de ocio nocturno muy chic, en chiringuitos de estética surfera, y altamente frecuentada por los jóvenes malagueños en el verano en noches interminables.

Al margen de este caso capitalino, la Costa del Sol es conocida en el continente entero como la mayor concentración de campos de golf de Europa, con más de una treintena y muchos de ellos de una calidad sobresaliente. Y claro unas condiciones de sol y escaso viento ideales para su práctica durante todo el año lo que propicia la visita de numerosos golfistas de todo el continente en los meses de otoño, invierno y primavera.

Para dirigirnos a uno de los campos de golf con más historia de la glamurosa Marbella debemos sin lugar a dudas hacer escala en el Real Club de Golf de Guadalmina donde muchos famosos tienen su asiento en las mansiones aledañas. El trazado de esta joya de greens asomados al mar fue diseñado por Javier Arana en 1959, en su lado sur, mientras el del norte fue cosa de Folco Nardi en 1973, el campo se aconseja para jugadores experimentados.

El club cuenta actualmente con 2.000 socios de 17 nacionalidades y a su alrededor se eleva una de las urbanizaciones más exclusivas del sur de España. Con residentes ilustres como los Aznar, Isidoro Álvarez, Juan Villalonga, José Frade, Sergio Scariolo o la dueña de la noche marbellí Olivia Valere. Antes también vivieron en sus mansiones gentes como Sean Connery, se la compraron artistas como Prince o pasaron temporadas otros célebres ‘bon vivant’ como Jean Cocteau.

Otros campos célebres de la Costa del Sol asomados al mar son Río Real Golf en otra de las mejores zonas de playas de arena dorada de todo el litoral con una academia para principiantes en su zona alta. Este campo también diseñado por Javier Arana llega hasta la misma orilla del mar aprovechando para su práctica y esparcimiento natural el cauce  en descenso de un arroyo con greens entre pinos, palmeras, casuarias, olivos y cipreses. Ideal como también el cercano y muy solicitado por grandes jugadores campo de Santa Clara Golf en la zona de Los Monteros.

Estos tres se encuentran como suele ser habitual en el levante de Marbella salpicados de entornos naturales que han sido bastante respetuosos con el medio, hay pinares cercanos que se asoman a la playa y espacios dunares protegidos así como una reciente pasarela de madera habilitada para disfrutar de kilómetros de vistas junto al mar haciendo footing o pedaleando. Ni qué decir tiene que las playas se encuentran igualmente entre las mejores de España, así como sus exclusivos chiringuitos y discotecas de noche.

Imagen (C) Río Real Golf

Categorías: blog

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*